Terapia infanto-juvenil

Terapia Infanto-Juvenil

Durante las intervenciones psicológicas dirigidas al púbico infanto-juvenil utilizamos a nuestros perros de apoyo terapéutico para crear un contexto relajado e informal donde los jóvenes y menores se sienten cómodos, lo cual facilita la labor del psicólogo ya que la presencia del perro y la atmósfera que crea contribuye a que los participantes se comuniquen con más facilidad y expresen mejor sus emociones y sentimientos.

Nuestro modelo terapéutico está basado en el desarrollo de la inteligencia emocional. Dado que las emociones son parte central de nuestra personalidad y rigen nuestra conducta, a través de las intervenciones pretendemos que los participantes aprendan a comprender el significado de las emociones y reorientar la energía que generan para aprovecharla de forma positiva.

Trabajamos en el tratamiento de:

Problemas en la escuela y mejora del rendimiento académico.
Fracaso escolar.
conducta en el aula.
TDA/H

Problemas de conducta.
Control de la ira y la agresividad.
Control de la impulsividad.
Aumento de las habilidades sociales.

Problemas del estado del ánimo.
Despresión, distimia, baja autoestima.

Problemas de ansiedad.
Ataques de ansiedad, estrés postraumático, miedos, fobias, obsesiones-compulsiones, fobia social.

Trastorno del espectro autista.

Sabías que los perros están constantemente emitiendo señales corporales y que en muchas ocasiones su significado nos pasa inadvertido.

¿Te gustaría aprender a interpretar las sutiles señales que emiten para intentar comunicarse con nosotros?

 

DESCÁRGATE MI E-BOOK GRATUITO

 Recuerda revisar tu carpeta de spam si ves que no ha llegado